Sobre Fun People Anesthesia: la indiferencia como medio de control

Fun People fue una banda de hardcore punk oriunda de Buenos Aires, Argentina que publicó cinco álbumes de estudio, seis EP y cinco compilados. La primera vez que escuché a Fun People fue cuando tenía catorce años –hace ya diez– por allá en el 2009; en ese entonces la banda ya había dejado de tocar, en el 2000 fue su última presentación. Curiosamente, el primer disco que escuché de ellos, era su primer álbum de estudio, Anesthesia, publicado en 1995. El discocuenta con treinta y un canciones que hacen casi una hora de música, cada rola dura entre uno y dos minutos; personalmente me parece un disco bastante ágil, rápido de escuchar, como se espera del punk; debo agregar además que es uno de mis favoritos.

En Anesthesia se tocan varios temas, problemáticas sociales, históricas, políticas y de vida. Yo con frecuencia recuerdo el primer verso: “no puedes caer tan bajo en la mente, estás atrapado, tan lejano”. Y es que precisamente los temas que aborda la banda, Fun People, son los temas favoritos del hardcore punk, temas estrechamente relacionados y vigentes en una sociedad donde la juventud parece estar cada vez más marginada, cada vez más deteriorada y en donde pareciera que a nadie, en verdad a nadie, le interesa ayudar; porque, como se oye en las canciones de Anesthesia, es mentira que al sistema o al estado o a los gobiernos les interese velar por los y las jóvenes, pues hoy más que nunca es evidente que son estas mismas estructuras las que contribuyen tapan de drogas los barrios y las colonias, estructuras que marginan, descalifican ayudándose de una clase adulta que participa en ese mismo juego; aunque no es nada nuevo, parece ser que la búsqueda constante es la de desactivar a la juventud, porque cuando la juventud no está alienada, repercute en la caída de muchos que están y ejercen el poder desde esas estructuras. Y es este contexto en donde entra el hardcore punk y por su puesto Fun People, una banda que desde siempre significó un refugio para muchos –entre los que me incluyo–, siempre fue un tipo de familia y un apoyo, porque mientras a nadie le importaba, con ellos había comunicación, diálogo. 

Anesthesia aborda temas existenciales, problemáticas en la vida de l@s niñ@s y adolescentes; embiste la desigualdad social, la consciencia de clase, el suicidio; afronta el racismo, el sexismo, la homofobia y la lesbofobia, la xenofobia, la indiferencia y la apatía; toca el bullying, así como las condiciones materiales e históricas de Latinoamérica y los abusos por parte de las esferas de poder en los países que la conforman. Anesthesia incita al pensamiento crítico con respecto a una sociedad y un sistema que lo único que hace es representar todos estos males, es un disco que provoca la reflexión e promueve el cultivo del amor por un@ mism@ y hacia l@s demás, a la solidaridad, a la fraternidad, al baile y al slam; es un disco que nos pide a gritos ser valientes y tener fuerza de voluntad para hacer frente al odio y las injusticias; pero no solamente nos sugiere, sino que también nos va mostrando estas cuestiones; ¿cómo lo hace?, bueno, a través de las palabras, y por supuesto de la música.

Siendo una de las bandas mas emblemáticas en el underground de Argentina y del hardcore punk, Fun People toca canciones con ritmos rápidos, guitarras distorsionadas y los matices precisos para lograr catarsis; utilizan también elementos muy melódicos que logran mezclar bastante bien con los distintos estilos musicales sin perder la esencia del género, además intercalan letras en inglés y español. Este carácter melódico, de tonadas pegajosas, se encuentra principalmente en la voz de Nekro (Carlos Rodríguez), vocalista de la banda, y se encuentra en las rolas más “pop” del disco; sin embargo, también hay muchas rolas con un carácter no tan melódico, o melódicamente mas monótono, que suelen ser, a mi parecer, las rolas más hardcore punk del disco. 

Y bueno, en vez de seguir intentando explicar el carácter musical del disco, me parece que es mejor que lo escuchen por su cuenta y que ese ejercicio de análisis y de definición del sonido del disco lo hagan ustedes. A mí me parece un disco buenísimo y brillante, sincero y visceral, melódico y a la vez no; pero sobre todo me parece que el disco comunica algo importante: aquello de propiciar el pensamiento crítico, a través de la música y las letras, sobre nuestra vida y la de los demás. Hoy sigue siendo necesario politizarnos, solidarizarnos y tener una lectura de la realidad que sea más lúcida, más despierta; creo que este disco nos brinda un puente para lograrlo. 

Manuel Rodrigo Palma Fernández (1995). Es originario de Puebla, México, toca la batería con distintas agrupaciones, por ejemplo: con el cantautor Gerardo Pablo, con la banda de rock infantil chileno-mexicana Lechuga Mecánica. Hace, además, trap con el proyecto Thega Díaz y rock noise con la banda Kawamona, para la cual compone.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.